Página Entidad

Bloque Principal

icono
Historia
usted está en Valverde de Mérida » Historia

Historia

Se localiza hacia el sudeste de Mérida, sobre un asentamiento que se acoge al seno de la gran curva del Guadiana, cerca del badén por donde se supera el río en dirección a Guareña. A partir de un enclave al que se le atribuye origen remoto, el núcleo fue repoblado al amparo delfuero de Mérida de 1235, anejándose al mismo algunos caseríos ya existentes en el entorno, como Pedroche, Ureña y otros, como la posesión de la Orden de Santiago dentro del Partido de Mérida.

El día 14 de octubre de 1385 tuvo lugar en su término la batalla de Valverde, con el triunfo delcondestable de Portugal Nuno Álvares Pereira sobre los castellanos, y en dicha batalla fallecióPedro Muñiz de Godoymaestre de la Orden de Santiago. Dentro de las agresiones portuguesas en territorio castellano tras su éxito en Aljubarrota que no concluirían hasta la firma del Tratado de Ayllón (Segovia) en 1411.

En 1630 se independizó de la jurisdicción de Mérida alcanzando el título de Villa exentamediante el pago de 16.000 ducados.

A la caída del Antiguo Régimen la localidad se constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura. Desde 1834 quedó integrado en el Partido judicial de Mérida.1 En el censo de 1842 contaba con 230 hogares y 810 vecinos.2

En 1849, Valverde de Mérida era una villa con Ayuntamiento. Según datos de aquella época situaban a Valverde en la parte más baja de dos cerros llamados Calderón y las Yeguas que la cubrían por el NO y S. Su clima era templado y reinaban vientos N y O y se padecían catarrales e intermitentes. Por aquel año, Valverde contaba con 158 casas de piso bajo en 5 calles y una plaza, mal empedradas, casa Ayuntamiento, cárcel, escuela dotada con 1.100 rs de los fondos públicos, a la que asisten 83 niños de ambos sexos, iglesia parroquial (Santa Marina) con curato de primer ascenso y de provisión de S.M. a propuesta del Tribunal Especial de las Órdenes Militares como pertenecientes a las de Santiago, y en las afueras al N el cementerio, a ¼ cuarto leg al este la ermita de San Gregorio, más cerca la de los Mártires, al O la de Santo Domingo, ¾ al S la de la Virgen de Viena, todas arruinadas y a la misma distancia la de Santa Ana, que se conserva de limosna. También se describe en libros de aquella época una especie de estanque de figura cuadrilonga, de cuyo centro se han extraído pedacitos de ladrillo y teja, bustos y medallas de bronce bastante borradas. Se surtía de aguas potables en una fuente con caño, que cae en un pilar para las caballerías, y para los usos comunes en 4 pozos diferentes sitios de la población.

El terreno por 1849 era todo llano y de secano excepto 3 huertas que se regaban por una fuente llamadas del Bocín a la que podía bajarse por unas escaleras. Los caminos son vecinales y carreteros. El correo se recibía de Mérida por baligero tres veces a la semana.

La producción era de trigo, cebada, avena, garbanzos y habas con abundancia, vino y aceite con escasez por ser de nuevo plantío. Se mantenía el ganado lanar, de cerda, vacuno, cabrio y caballar, y se criaba caza menuda, la pesca del río y excelentes tencas en la charca. Sobre la industria y el comercio, había un molino harinero en Guadiana, se exportaban los granos y se importan telas de vestir. La población constaba de 230 habitantes.

Hijos ilustres

Como personaje ilustre cabe destacar a Alonso de Alvarado, cabo de doce compañías:

  • Alférez en la guerra de rebelión de Granada, en donde fue distinguido al ser el primero en enarbolar la bandera en lo más alto de los muros, y en donde, acosado por los enemigos y herido de un arcabuzazo se arrojó al vacío abrazado a un capitán moro qur murió en la caída.
  • Capitán en Italia y Flandes, y "teniente de capitán" de la guardia de Don Juan de Austria.
  • También participó en la jornada de Aragón.

Pero su mayor éxito lo tuvo siendo capitán general y gobernador de Las Canarias, a las cuales defendió valerosamente del enemigo, muriendo de un mosquetazo en 1595. Esta victoriosa hazaña fue realizada ante el acoso que la armada inglesa, al mando de los corsarios Francis Drake y John Hawkins en el otoño del citado año.

Componíase la armada inglesa de 28 navíos con 4000 hombres de desembarco cuya misión era la de una nueva expedición de las Indias, con el objetivo de rapiñar y menoscabar cualquier propiedad española y realizando en las Islas Afortunadas su primera "escala".

Por fin, el día 6 de octubre, amaneció sobre la ciudad de Las Palmas aquel fuerte nublado que , durante diez años, había estado rondando y amenazando las islas.

Como los enemigos hicieron el principal acometimiento por la calera de Santa Catalina, se habían atrincherado allí hasta 800 milicianos del país que, animados por el mismo gobernador, consiguieron detenerlos y empujarlos en retirada hacia el mar.

La armada inglesa perdió 200 hombres hombres y cuatro oficiales. Tan honrosa fue la defensa de Canarias que dio cuenta al rey Felipe III de España la Real Audiencia; diferentes autores como Bartolomé Carrasco en su "Templo Militante", y el gran Lope de Vega en su "Dragontea", lo celebran en sus poemas. Y actualmente en La Isleta, en Las Palmas de Gran Canaria, cada segundo domingo de octubre se celebran las fiestas de La Naval, cuyo fin es la celebración de la victoria obtenida sobre la armada inglesa, mandada por Sir Francis Drake y Sir John Hawkins, el 6 de octubre de 1595, cuando era gobernador de Gran Canaria Alonso Alvarado.

La situación es simulada el día de la festividad de la Virgen de La Luz, a las 24:00 horas, con una sensacional batalla naval entre un barco y el Castillo de la Luz, que constituye una auténtica exhibición pirotécnica. Durante el espectáculo, se parodia una lucha similar ala librada antaño con ingleses entre los participantes, donde las armas utilizadas son los fuegos de artificio que se cruzan desde eñ buque hasta el Castillo y viceversa.

Alonso de Alvarado nació en Valverde de Mérida, de donde partió como tantos, en busca de éxito y fortuna, hallándolo y muriendo por ello.

Hermanamiento

Valverde de Mérida está hermanada con la localidad canaria de Santa Brígida, ciudad que fue fundada por algunos valverdeños, entre ellos Alonso de Alvarado.